viernes, 8 de agosto de 2014

SECRETOS LUNARES-APOLO 11-

-FILEALIEN-46-Año 4-8 de Agosto 2014-Rosario-Santa Fe-
Saltillo, Coahuila. Este año se cumplió el aniversario número 45 de la misión ‘Apolo 11’, diseñada por la Agencia Espacial de Estados Unidos (NASA) para llevar un hombre a la Luna y traerlo sano y salvo de regreso a la Tierra.
La misión se envió al  espacio a bordo de un cohete Saturno V, el  16 de julio de 1969, llegó a la superficie lunar el  20 de julio, y horas después dos de los astronautas, Neil Armstrong y Edwin Aldrin, descendieran del ‘Módulo de Alunizaje’ y caminaron sobre la superficie de nuestro satélite natural.  El otro astronauta,Michael Collins, permaneció en órbita lunar pilotando el  ‘Módulo de Servicio’.
 La imagen de video y el audio de la llegada a la Luna quedaron, sin duda, grabados en el recuerdo colectivo de toda la humanidad, pero hay unos cuántos detalles e historias paralelas, relativos a la misión, que se han pasado por alto o han permanecido desconocidos  para la mayoría de la gente. Le daremos a conocer nueve anécdotas que cambiarán la forma en que, de ahora en adelante, recordará la primera incursión del hombre en la Luna.
1. En caso de desastre
Si el alunizaje de la misión Apolo 11 hubiera salido terriblemente mal, el mundo hubiera recordado, no las palabras de Neil Armstrong, sino las de William Safire, redactor de discursos de Richard Nixon, Presidente de Estados Unidos.
Safire había escrito una pequeña declaración para ser leída por el presidente Nixon, en caso de que hubiera ocurrido un desastre en el viaje a la Luna. Si tal situación se hubiera presentado, en lugar de las famosas palabras de Neil Armstrong que ya conocemos (“Es un pequeño paso para el Hombre, pero un gran salto para la Humanidad”), hubiéramos escuchado una frase igualmente poética, pero triste. Esa frase era: “El destino ha ordenado que los hombres que fueron a la Luna a explorarla en paz, se queden en la Luna a descansar en paz”.
2. Las primeras palabras
Neil Armstrong obtuvo todo el crédito por pronunciar las primeras palabras en la Luna, pero en realidad fue su compañero Edwin Aldrin, el primero en hablar en ese mundo —aunque lo dicho por él no fue tan sexy como lo que dijo Armstrong. Cuando el módulo de alunizaje tocó suelo lunar, Aldrin anunció: “Todo está bien. Los motores se han detenido”.
3. Un piloto muy diestro
Los científicos de la NASA construyeron el módulo de alunizaje con ‘patas’ que se plegaban, para absorber el impacto de la nave al hacer contacto con la superficie lunar. Dado que Armstrong era un piloto muy experimentado, hizo un alunizaje tan suave que las patas del alunizador nunca se plegaron. Dando como resultado que los astronautas tuvieron que bajar del módulo de alunizaje desde una altura mayor a la programada, lo que significó que ‘el primer pequeño paso para el Hombre’, fue más bien un salto (por eso en el video se ve que al bajar del módulo,  Armstrong parece caer de una altura fuera de lo esperado).
4. Un primer paso muy mojado
Armstrong fue el primer ser humano en pisar la Luna, pero Aldrin ostenta el título de ‘el primer hombre en orinar en ese lugar’. Al posarse en la Luna el módulo de alunizaje, a Aldrin ‘ya le andaba’, así que vació inmediatamente su vejiga en el colector interno de su traje espacial. Desafortunadamente, las habilidades de pilotaje de Armstrong se volvieron contra Aldrin: al dar un salto desde una altura mayor a la esperada, su colector de orina se rompió en el momento de caer de pie en el suelo lunar. Como resultado, una de las botas de Aldrin se llenó de la orina que él había desahogado justo después del alunizaje. Consciente de que estaba conectado con el audio, Aldrin decidió no decir nada, y guardar ese pequeño secreto para sí mismo.
5. El aroma Lunar
¿Se ha preguntado a que huele la Luna? Cuando Aldrin y Armstrong, cubiertos de polvo lunar, después de un largo paseo por la Luna, regresaron al módulo de alunizaje, hablaron sobre el aroma de la Luna y comentaron que ésta parecía oler a pólvora mojada. Debido a que la presurización de la cabina para su regreso era en sí una operación preocupante, algunas personas creían que el polvo lunar era inflamable, y que se encendería tan pronto como entrara en contacto con el oxígeno del módulo. Afortunadamente, ese no fue el caso.
 6. Difusión en baja definición
 Todos recordamos la transmisión de televisión desde la Luna en aquel verano de 1969, pero ese video fue capturado con una mayor calidad de la que las estaciones de la televisión comercial  de aquel entonces podían emitir. Por eso las imágenes que aparecieron en las ‘teles’ hogareñas se veían sustancialmente borrosas y altamente degradadas.
 Gracias a la tecnología moderna, en la actualidad se pueden ver versiones de muy buena calidad de la llegada a la Luna.
7. Preocupación de una madre
Hay infinidad de cosas que a la madre de un astronauta le podrían preocupar en la primera caminata de su hijo en un mundo desconocido, pero la madre de Neil Armstrong tenía sólo una preocupación: que la superficie lunar fuera demasiado blanda y no soportara el peso de su hijo cuando éste entrara en contacto con ella, provocando que se hundiera hasta el cuello.
8. Lo que quedó atrás
Aunque los astronautas de la misión Apolo 11 regresaron a la Tierra en forma segura, dejaron en la Luna un montón de artefactos pocos conocidos: aparte de una bandera estadounidense, ellos dejaron una rama de olivo de oro, una aplicación en tela de la nave Apolo y un disco con datos y relatos acerca de la Luna.
Pero también dejaron un montón de basura, incluyendo cables de televisión, una cámara, una pinza, un martillo y los dispositivos que almacenaban las heces fecales de los astronautas. La NASA tiene una lista de cada artículo que las misiones Apolo dejaron en la Luna.
9. Segunda Oportunidad
Aldrin nunca pudo haber caminado en la Luna porque la NASA rechazó su primera solicitud para convertirse en astronauta. Pero él lo intentó de nuevo, y fue aceptado en el tercer grupo de astronautas, en 1963.
Apunte extraterrestre
Usted ya sabe… Los astrónomos le llaman exoplanetas o planetas extrasolares, a todos aquellos que se encuentran más allá de nuestro Sistema Solar.
Recientemente, los científicos anunciaron el descubrimiento del Kepler-186f, un exoplaneta situado a 492 años-luz, que se observa en la constelación de Cygnus (El Cisne).
El Kepler-186f es un planeta interesante porque es casi exactamente del mismo tamaño de la Tierra, y orbita en lo que los expertos llaman ‘zona habitable’ —es decir, la distancia entre planeta y estrella a la que podría esperarse que hubiera agua líquida y otras condiciones para la vida como la conocemos en nuestro planeta.
La mala noticia es que la zona habitable se ve afectada por un  concepto conocido como ‘El Gran Filtro’.
‘El Gran Filtro’ es un argumento que intenta resolver la ‘paradoja de Fermi’, es decir, la pregunta de por qué no hemos encontrado extraterrestres, no obstante la existencia de cientos de miles de millones de sistemas solares en nuestra vecindad galáctica, en los que podría haber evolucionado la vida.
La paradoja de Fermi surgió en 1950 en medio de una conversación informal del físico  Enrico Fermi con los colegas que desarrollaron la primera bomba atómica explotada por Estados Unidos.
 La paradoja  trata de responder a la pregunta de si los seres humanos somos la única civilización avanzada en todo el  Universo.
Como Fermi señaló, parece bastante extraño que no se haya encontrado una sola señal extraterrestre ni un proyecto de ingeniería que haya sido detectado por los astrónomos que observan el cielo.
Esa aparente ausencia de civilizaciones extraterrestres sugiere que al menos uno de los pasos necesarios para la existencia de civilizaciones interestelares es sumamente improbable.
Por ejemplo, la ausencia de señales extraterrestres puede deberse a que la vida inteligente es extremadamente rara o a que la vida inteligente tiene una marcada tendencia a extinguirse.
¿Qué es exactamente lo que está causando este ‘cuello de botella’? Esta pregunta ha sido objeto de debate desde hace más de 50 años. Y las explicaciones incluyen que hay una gran escasez de planetas similares a la Tierra .
Otra posibilidad podría ser que el salto de vida procariota sencilla (células sin partes especializadas) a vida eucariota compleja, es muy poco probable que ocurra.
Un ‘salto’ que se dio aquí en la Tierra, pero que implicó un proceso de transición que nos llevó más de mil millones de años (interésese en leer un poco más sobre la vida procariota y eucariota).
Los defensores de la hipótesis de que  ‘la Tierra es un planeta excepcional’, también argumentan que la existencia  de vida compleja requiere un número excesivamente grande de condiciones perfectas.
 Y son aun más los requisitos indispensables para el desarrollo de vida inteligente.
 (Carl Engelking/ Discover)
-Argentina-Hs:21:27 Pm-Fuente:Vanguardia-Investigacion:Alberto Costacurta Grossetti-Edicion:Mirta B Costacurta y Corresponsales de FILEALIEN-46-  http://filealien-46.blogspot.com Correo de contacto: albertocostacurta46@hotmail.com-

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

DEJA AQUI TU COMENTARIO O EN CORREO ELECTRONICO:arnold462009@hotmail.com