miércoles, 11 de julio de 2012

-COMO CALIFICAR UN AVISTAMIENTO O.V.N.I-


*

¿Cómo calificar y puntuar un caso OVNI?-

-FILEALIEN-46-Año 3-Rosario-Argentina-Julio/11/2012-Hs:21.40 Pm-
¿Es posible calificar un caso Ovni matemáticamente de acuerdo a los factores que lo componen? Más allá que todos los casos reportados merecen atención, existen elementos dentro de los mismos que los pueden hacer más significativos y substanciales que otros, teniendo de esta manera un mayor grado de relevancia dentro de la enorme causística que prueba la realidad irrefutable de los Ovnis y la presencia de una inteligencia no-humana detrás del fenómeno.
El presentado en este artículo es un filtro metodológico mínimo basado en el importante trabajo realizado por los analistas españoles Vicente Juan Ballester Olmos y Miguel Guasp, y lo hemos modificado sólo en parte, para poder calificar con una puntuación de certidumbre a cada caso. [Ref.1]
Consta de 3 parámetros:
FUENTE DE INFORMACIÓN (quienes informan el caso).
EXTRAÑEZA (las características anormales que se perciben en los relatos Ovni).
CREDIBILIDAD (la confiabilidad del testigo).
Bien señala B. Olmos: Se debe tener en mente la necesidad de elaborar sistemas de trabajo que sean rigurosos y exhaustivos y, a la vez, relativamente simples o de sencilla comprensión.

Fuente de la información

También es claro el colega de Valencia cuando señala que: “La cantidad de casos acumulados y la probabilidad de que éstos sean fidedignos de acuerdo con la mayor o menor incidencia de elementos que degraden la información, varía en cuanto a la procedencia de dicha información”.
El siguiente cuadro detalla un rango aceptable para la calidad de la información Ovni, con valores que van de 0,0 a 1,0:
Caso con fuente dudosa o desconocida = 0,0
Caso con fuente de medio de prensa = 0,3
Caso con fuente de aficionado Ovni sin comprobación de investigación = 0,5
Caso con fuente de prensa investigado por aficionado Ovni = 0,7
Caso informado por fuente Oficial (organismos varios) = 0,9
Caso de primera mano, investigado por aficionado Ovni = 1,0
Queda claro que el máximo valor lo tienen aquellos casos que poseen fuente directa oficial o bien investigador de primera mano (por investigadores o participantes ovni), sin que haya intervenido ninguna fuente contaminante. El número va decreciendo de acuerdo a la calidad de la información. Los eventos con fuente dudosa o desconocida no poseen puntuación, y una de pequeño valor los casos que solamente fueron citados por la prensa, sin mediar investigación alguna.
Alguien podría alegar que puede darse un caso de una investigación mal conducida mientras que un caso informado por la prensa bien podría reflejar el verdadero curso de los hechos. Aquí conviene nuevamente citar a los colegas Olmos y Guasp cuando señalan que ante situaciones semejantes hay 3 razones que deben tenerse en cuenta:
  1. La situación antedicha no suele darse en la realidad (no es frecuente).
  2. Es obvio que hay que establecer criterios fijos, los cuales por definición no pueden contener ni considerar todas las posibilidades.
  3. La más importante: este índice se corresponde con la cantidad de datos disponibles y que una amplia encuesta (o informe) proporcionará un volumen mayor de datos que cualquier información de Prensa o la que se deduce de cualquier cuestionario.
Para finalizar con el ítem FUENTE, queda claro que todo caso debe tener a valoración de acuerdo a las seis alternativas propuestas.
Vayamos al segundo factor.

Extrañeza

“La extrañeza de un informe es la cantidad de elementos o indicios que lo convierten en un suceso definitivamente extraño, pero no debe entenderse por extraño exclusivamente lo que es desconocido, enigmático o raro para el observador casual, sino lo que es de por sí increíble, en el sentido que rompe con todos los presupuestos conocidos. Por definición, los factores que deben ser incluidos en cualquier fórmula de la extrañeza serán aquellos que por sí solos eliminen la posibilidad de que el objeto o fenómeno observado se reduzca a un ente de naturaleza convencional”. [Ref.2]
Los factores a tener en cuenta (que reflejan la casi totalidad de los creados por los analistas españoles) son:
  1. Apariencia anómala (tanto de aspecto como lumínica).
  2. Existencia de movimientos anómalos (velocidades y aceleraciones insólitas, trayectorias extrañas, ascensiones y caídas de “hoja al viento”, etc.)
  3. Aparición de incongruencias físico-espaciales (apariciones y desapariciones súbitas, fusiones y/o deformaciones).
  4. Seguimiento tecnológico (cuando sumamos a la observación un elemento calibrado, técnico o cientifico, detección por radar, telescopio o teodolito, fotografía, film, video).
  5. Encuentro a corta distancia (distancia hasta 150 metros).
  6. Presencia de seres asociados con Ovni.
  7. Hallazgo de huellas o producción de efectos (estos últimos efectos electromagnéticos a rodados, luminarias, o bien a animales o seres humanos, etc.)
En el punto seis (presencia de seres asociados) hemos incluido también los “no asociados”, dado que a nuestro entender, poseen características muy similares a los vistos en cercanías de los Ovni. Idéntico caso con las huellas no asociadas, aunque su nivel de puntuación es bajísimo, por no mediar observación Ovni alguna.
Para obtener los valores en EXTRAÑEZA solo basta determinar cuáles serian los aspectos realmente extraños y dividirlos por la cantidad de 7 variables. Ejemplo: si nos encontramos con un caso con un solo factor destacable, la cifra resultante sería 0.1429. En el caso de dos estaríamos ante 0.2857. Y así sucesivamente hasta un caso que pueda reunir —por ejemplo— 5 aspectos extraños (0.7143), lo que ya sería excepcional.
Ya tenemos dos cifras: una para la FUENTE y otra de la EXTRAÑEZA. Avanzamos hacia el tercer factor.

Credibilidad

Denota la objetividad —individual o colectiva— del testigo o testigos de una observación, en términos de su aptitud para determinar velocidades o tamaños, de su historial clínico, del estado de sus facultades visuales, de su formación técnica, de su reputación, de su profesión y el nivel de responsabilidad acarreado y el número de testigos.
Quienes realizaron amplios estudios para la aplicación del criterio de CREDIBILIDAD han sido el astrónomo estadounidense Joseph Allen Hynek y el ingeniero nuclear del mismo país llamado Thomas Olsen. Pero también los profesionales como el psicólogo David Saunders y el astrofísico Claude Poher (este último del Centro Espacial Francés).
Sin embargo, Ballester y Guasp dan en la tecla cuando refieren que en la credibilidad se valora el testimonio de la persona, por ello el peso del factor testigo destaca sobremanera por encima de cualquier otra consideración. Todos los elementos que acumulen pruebas sobre la verosimilitud y capacidad del testigo van a ser tenidos en cuenta: seriedad, responsabilidad profesional, madurez, posibilidad de distracción o fabulación, nivel intelectual, la clase de compañía que tenga, etc.
Por tal motivo se han creado seis componentes, a saber…
  1. Número de testigos.
  2. Profesión/ocupación de los testigos.
  3. Relación interpersonal.
  4. Relación geográfica.
  5. Actividad del testigo al momento de la observación.
  6. Edad de los testigos.
Cada uno de estos seis componentes posee distintos subniveles de calificación. Y cada uno tiene una operación de multiplicación. Por ejemplo:
Número de testigos
Número de testigos desconocido = 0,0 / Un testigo = 0,3 / Dos testigos = 0,5 / Tres a cinco o varios = 0,7 / Seis a diez = 0,9 / Más de diez testigos = 1,0. (La cifra obtenida se multiplica por 0.25)
Profesión u ocupación
No especificado = 0,0 / Estudiantes = 0,3 / Obreros, campesinos y amas de casa = 0,5 / Estudiantes universitarios = 0,6 / Comerciantes, industriales, empleados y artistas = 0,7 / Técnicos, policías y pilotos = 0,9 / Graduados universitarios y militares = 1,0. (La cifra obtenida se multiplica por 0.2)
Relación interpersonal
Desconocida = 0.0 / Relación de amistad = 0,4 / Relación familiar = 0,6 / Relación profesional = 0,8 / Relación inexistente = 1,0. (La cifra obtenida se multiplica por 0.15)
Relación geográfica
Desconocida = 0,0 / Testigos Juntos = 0,5 / Testigos independientes (separados) = 1,0. (La cifra obtenida se multiplica por 0.15)
Actividad del testigo
No especificada = 0,0 / Actividad recreativa = 0,3 / Actividad de desplazamiento = 0.6 / Actividad cultural o intelectual = 0,8 / Actividad laboral = 1,0. (La cifra obtenida se multiplica por 0.15)
Edad
Desconocida = 0,0 / Menor de 10 y mayor de 70 años = 0,2 / Entre 10 y 17 años = 0,4 / Entre 18 y 34 años = 0,6 / Entre 65 y 74 años = 0,8 / Entre 35 y 64 años = 1,0. (La cifra obtenida se multiplica por 0.1)
En el caso de testigos múltiples, profesión y edad, los valores se toman de los testigos que proporcionan el valor absoluto más alto. (Ejemplo: si tenemos dos testigos, uno de los cuales posee menos de 10 años y otro de 35 años, se elegirá el de edad 35 años como valor.)
De la CREDIBILIDAD es fundamental obtener la mayor cantidad de información en cada uno de los seis parámetros. Suponiendo un caso donde tenemos 3 valores para la Credibilidad (Nº DE TESTIGOS, PROFESIÓN Y EDAD), se suman los mismos y así logran llegar a la tercera cifra (ya definida la de FUENTE y EXTRAÑEZA).
Con las tres cifras obtenidas nos encaminamos a la operación fundamental: llegar al VALOR TOTAL de un caso. A esto lo llamamos ÍNDICE DE CERTIDUMBRE (valor matemático que representa la más exacta y objetiva información sobre la veracidad e importancia del fenómeno observado). Se logra multiplicando las tres cifras iniciales (FUENTE, EXTRAÑEZA y CREDIBILIDAD).

A la búsqueda del testigo altamente calificado

Aplicando lo detallado más arriba a la totalidad de los casos, surge un valor asignado total a cada uno de ellos. De un estudio superficial de los resultados se deduce que los casos con mayor puntuación son los que reúnen a eventuales pilotos o bien la conjunción con detecciones de radar. Si bien es cierto que los pilotos, operadores de torres de control, etc; son pasibles de cometer errores o malas interpretaciones, no es menos cierto que su grado de preparación ya detallada por el Dr. Richard Haines, los hace ser catalogados como uno de los testigos más aptos para la observación de cuerpos voladores debido a:
  • Su alto nivel de entrenamiento y motivación personal para realizar observaciones cuidadosas.
  • Los años de experiencia en vuelo.
  • La posibilidad de mantener un contacto directo (radio-radar) con el personal de tierra, incrementando la información recogida en una situación anómala.
  • La ventaja de la perspectiva ante distintos planos.
  • El mantenimiento de reputaciones personales.
  • La sofisticación de aviones y tecnología de aeropuertos, como ayuda fundamental para la determinación de fenómenos en vuelo.
La metodología de filtro mostrada en este artículo aplicada a casos de pilotos y Ovnis, determina claramente que a partir de los datos obtenidos de éstos la puntuación se eleva por sobre otros. Y aunque algunos sigan insinuando que el testigo piloto no se diferencia de una portera, queda claro que cuando aplicamos un sistema de calificación perfectamente objetivo, esa expresión queda desfasada.
-Fuente:Corresponsal Edgardo Galante-


-Investigacion:Alberto Costacurta Grossetti-Edicion:Mirta B Costacurta y Corresponsales de FILEALIEN-46-  http://filealien-46.blogspot.com Correo de contacto: albertocostacurta46@hotmail.com-

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

DEJA AQUI TU COMENTARIO O EN CORREO ELECTRONICO:arnold462009@hotmail.com